La tapa de caracoles se convierte en este tiempo en la estrella de los bares locales. La advertencia “Hay caracoles” (Hay caracoles) se encuentra dispersa en las ventanas de varios cafés y restaurantes locales. Fíjate bien y es fácil de encontrar esta tapa tan apreciada.

Dice la sabiduría popular que los caracoles sólo se deben comer entre mayo y agosto.

Por aquí se comen acompañados de pan tostado, cerveza helada y buena compañía. Disfruta del buen tiempo y ven a Mértola, comer una tapa de caracoles!